fbpx

Blog Elienpedia

Imagen

Existe la imagen de un sanador, de un terapeuta, de aquel que te da esperanza, de aquel que te da la mano para levantarte.

Actualmente nos preocupamos por la estética, por la imagen que podamos dar hacia un publico en general. 

Sin embargo, llevamos una ropa sucia, no se trata directamente de la vestimenta que puedas llevar con respecto a la naturaleza de tus pantalones o tus camisas o tus vestidos.

La ropa sucia que llevamos y que nos debemos quitar para caminar hacia nuestro propio sendero, hacia el maestro interior, hacia el sanador, son aquellos aspectos de nuestra vida de naturaleza corrupta, en los cuales consideramos que existen acciones o vicios que nos debemos quitar.

Renovar la actitud, renovar la mente, renovar vuestro cambio interno, renovar vuestras creencias, hoy os invito a empezar por vuestros pensamientos.

Utilizar una imagen natural, limpia, una vestidura como sanador, como terapeuta, como aquel que te guía y que te da esperanza, no se trata de llevar ropa nueva, ni de alta gama. 

Se trata de llevar la ropa de la consciencia crística o búdica en tu interior.

Y para ello, para llevar ropa limpia y fresca que vaya acorde con nuestra imagen, debemos de cambiar la vestidura de nuestros pensamientos, la vestidura de nuestros sentimientos.

La imagen de un sanador no es aquello que lleva por fuera en su apariencia, la imagen de un sanador es una prolongación de sus sentimientos, de sus acciones y de sus pensamientos.

Por ello, hoy os invito a despertar a vuestro propio maestro, a renovaros cada día, cada mañana, y a empezar cada día como si fuera vuestro primer día, agradeciendo, respirando profundamente y estirando vuestros cuerpos, para recordar la necesidad de crecimiento interno.

Os invito a vestiros con las ropas nuevas de un pensamiento renovado por el amor, en el amor, en el servicio y en el perdón.

Cada mañana al despertarnos podemos practicar me amo y me libero.

Realizamos seis inhalaciones por la nariz, estiramos nuestro cuerpo y luego nos levantamos. Realizando este pequeño ejercicio durante 21 días, empezamos a cambiar la vestimenta de nuestro corazón, lavamos cada día nuestros pensamientos de amor y liberación.

Y a nivel físico y químico, nuestro cerebro emite una señal de alegría, elevando las endorfinas, predisponiendo a nuestro cuerpo a disfrutar de cada instante.

Te puede interesar

Aprender

Os invito a aprender cada día de vuestros pensamientos, del cielo, del...

Leer más

Eternidad

El ser humano debe evolucionar hasta obtener consciencia de la eternidad de...

Leer más

El ahora

Este instante es hermoso, el instante presente de tu maravillosa vida,  el...

Leer más

Desaliento

El origen del desaliento es vivir desde las expectativas. Cuando las cosas...

Leer más

Ciclos

Cada ser humano, cada ser vivo, en el momento de nacer ha...

Leer más

Deseos

Vive en el mundo sin perderte en el mundo, porque tu eres...

Leer más

Suscríbete

Subscríbete a nuestro boletín  y recibe inspiración mensual directamente en tu bandeja de entrada.